Este es el artículo que escribí para presentar el primero de tres mini documentales que conforman la serie “Familias diversas”, producida por Vice México.

En México, según datos de la Encuesta Intercensal del 2015, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo el 40 por ciento de los hogares están constituidos por un hombre y una mujer casados, con hijos —sin que podamos saber si se trata de hijos biológicos o no—. En otras palabras: el 60 por ciento de los hogares no se adecúa al concepto tradicional de familia. La divergencia del modelo no es la excepción, sino la norma.

Pero ese 60 por ciento tampoco es homogéneo. Pueden encontrarse una variedad de arreglos familiares que van desde los compañeros de casa —que viven con o sin niños—, pasando por las madres y los padres solteros, hasta los parientes que comparten un mismo techo. La primera entrega de la serie Familias diversas muestra tres ejemplos que forman parte de esta mayoría.